ARTE EN MARCHA

¡MÁS LETRAS, MÁS MIRADAS!

TEMA DE ESTA EDICIÓN:

"INDIFERENCIA"


COLABORADORES

  • BEGOÑA EGUILUZ
  • MAITE SASIA
  • ÓSCAR ANDRADE 
  • RUBÉN FERNANDEZ
  • LIBE NARVARTE
  • ARANTZA MIÑO       
  • PORTADA:  IÑIGO LASAGABASTER                              
  • FOTOGRAFÍAS:  MARÚ HERNANDEZ Y jaRANDA
  • DIBUJOS Y PINTURAS: ROBINSON AVELLO AYALA
  • ARQUITECTURA: MARIA SOLEDAD LARRAIN 
  • MODELO PORTADAS INTERIORES: ROSARIO S. IBAR
  • JAIME HALES
  • ARANTZA MIÑO S.: CRITICA de CINE
  • ACTUALIDAD: JORGE PIZARRO MORAGA

BEGOÑA EGUILUZ



No se nace indiferente, como tampoco, solidario.

El temperamento de cada uno tiene algo que ver en esto, pero poco. Yo diría que la indiferencia como la solidaridad, es más bien una cuestión de carácter y, todos sabemos que el carácter se forja, que es una cuestión, sobre todas las cosas, de elección y de voluntad para persistir en lo que hemos elegido como criterio de conducta, hasta que se vuelve hábito emocional, y pasa a constituirse en nuestra manera de estar en el mundo.

Una no nace indiferente: se hace

a fuerza de obedecer al- ¡Tú, no te metas!-, - ¡Tú, a lo tuyo! -¡Qué cada palo aguante su vela!- ¡No podemos hacer nada!- ¡Siempre ha sido así! -¡No mires que te va a impactar! - ¡No leas que es muy duro!-

Una formación de este tipo empieza muy pronto y tiene muchísimo que ver con la reacción que los que nos rodean y a quienes amamos y respetamos, tienen frente a lo que acontece.

Suele ser en familia donde se decide lo que es importante o banal. Lo que conmueve y obliga y, también lo contrario.

Nos educan las historias, sobre todo las familiares. Ella son las que avivan la imaginación y la empatía y nos preparan para ser de determinada manera.

Yo recuerdo una, que me hizo para siempre imposible la indiferencia sin sentirme un poco despreciable.

Mi madre me repitió muchas veces a lo largo de aquellos años de mesa y cocina, la " épica" historia de su salida de Barakaldo hacia Santander, ante la inminente entrada de las fuerzas franquistas.

Yo veía a mí abuelo venir a buscar a su familia en un coche en el que se iban amontonado maletas y ropa junto a los miembros de la familia ya listos para la partida.

Veía entonces llegar corriendo a esas dos mujeres desesperadas, buscando ayuda para poder escapar y…

Entonces veía a mí abuelo salir rápidamente del coche, sacar maletas y bultos que quedaron en la acera y hacerlas subir. Llegaron a Santander con lo puesto y mi madre sin un zapato, pero llegaron no tres, sino seis personas.

Mi madre se emocionaba al contármelo llena de admiración por su padre y yo aprendí, porque me lo incrustó como valor, que una no podía ser indiferente frente al dolor o indefensión de los demás.

No conocí a mí abuelo Pedro, pero tengo claro que él fue quién me enseñó a no buscar coartadas y aprender que la cuestión no es como me sienta o las consecuencias que para mí comodidad pudiera tener mi acción sino cómo debo actuar, a pesar de sentimientos, apetencias o temores, algo que debe formar parte de una especie de instinto emocional, porque muchas veces, en esta terrible y azarosa vida nuestra, no tenemos tiempo de pensar demasiado.

En mi familia la indiferencia frente al dolor del mundo es una vergüenza: no conozco ninguna historia que la justifique.



MAITE SASIA


No te vuelvas,

por favor no te vuelvas,

Cierra fuerte los ojos y sigue caminando,

pero, por ningún motivo te vuelvas

No vaya a ser que fuera peligroso que tus ojos vean el desaliento en la mirada de otro.

O peor aún, te los encuentres por casualidad y no tengas tiempo de evitarlos

Cubre tus oídos para no escuchar los gritos.

Ni el desconsuelo

Apretar el paso y no mirar.

Venda tus ojos, amordaza tu boca

¿Para qué contemplar

espantos ajenos?

Recuerda que siempre correrás el riesgo de convertirte en sal

Si no es tuyo ni te incumbe a ti...

Si no miraste ni actuaste,

por favor

¡No te vuelvas!

Ya no te necesitamos.




ROBINSON AVELLO AYALA: ACUARELA

RUBÉN FERNANDÉZ

EL ORIGEN DE LA SANGRE EN EL PAPEL

La dominatriz ensortijada de una engañosa fragilidad epidérmica mostraba al mundo sus cicatrices mientras seguía fundiendo carbón entre sus sístoles y sus diástoles.

No se sabe si preparaba un golpe, o si realmente necesitaba todo ese valor energético para cruzar del dormitorio al salón.

En todo caso, jugueteaba con la pluma o el teclado con aparente indiferencia, generando con un leve movimiento de muñeca ciclones matagigantes y brisas apocalípticas que atravesaban los corazones menos entrenados que el suyo.

Si bien parecía dormida o ausente con sus párpados cerrados y la cabeza inclinada ligeramente hacia Orión, la verdad es que estaba aprovechando la gran pantalla de cinemascope que alojaba al interior de sus párpados, dejándose llevar por los torrentes de acciones y emociones que allí se sucedían, para llevarnos esos escenarios a través de su transcripción.

De vez en cuando manifestaba su presencia como un volátil pétalo de diente de león, siempre con la sospecha de estar cargado de explosivos.

No se sabe bien qué hacía en sus días o en sus noches. Unos dicen que la han visto adormilada al amanecer envuelta en seda libando el rocío de las flores, y quienes les han seguido declaran haber encontrado un cráter de rocas incandescentes bañado por los primeros rayos del sol en ese mismo sitio.

También cuentan que debajo de la rosácea de sus extremidades escondía algunas palabras clave que le servían para abrazar su enfermedad y dar poderes a esos tesoros para fabricar con ellos su próxima bomba. Habrá que estar atentos al pasar por los escaparates de las librerías.

 IÑIGO LASAGABASTER: PORTADA


LIBE NARVARTE


- ¿Qué es una guerra?

- Una pelea entre países en la que la gente se mata.

- ¿Por qué pelean los países? ¿Por qué se mata la gente?-pregunta la niña.

- El mundo es así, está mal hecho - la voz, cansada.

- ¿Por qué? Insiste la niña.

- Es así… siempre ha sido así. Come los macarrones.

La niña siente que le late el corazón, que el cuerpo se le llena de energía, y que no sabría qué carita poner en el cuaderno de la escuela si se lo pidieran en ese momento ¿rabia? ¿pena? ¿nervios? Algo se le mueve dentro que le lleva a protestar y le empuja a decir:

  • ¡No quiero más macarrones! ¡quiero saber por qué hay guerras!
  • … Pregúntale a Alexa. Anda, termina esos macarrones, que ya sabes que en casa no tiramos la comida.

La niña termina sus macarrones. Después se acerca Alexa:

  • Alexa ¿por qué existen las guerras?
  • "Aquí tienes una respuesta de un usuario de Alexa Answers que he traducido. La guerra existe por varias razones. Una es la codicia: tomar recursos que pertenecen a otro país en lugar en de comerciar por ellos. Otra es la intolerancia: porque el oponente tiene diferentes creencias ideológicas. La tercera es la arrogancia: porque la parte beligerante cree que tiene derecho a hacerlo".

La niña no entiende bien las palabras.

  • Alexa ¿qué es la codicia?
  • "Según la RAE, codicia se define como el afán excesivo de riqueza. Para más definiciones prueba Alexa, más deficinicones de codicia"
  • Anda, no seas pesada, que me vais a dar la tarde entre Alexa y tú- dice la voz que no es de Alexa.
  • Entonces ¿cómo puedo saber? ¿Puedes explicarme tú?

Y esa voz, la que no es de Alexa, recuerda que tiene un cuerpo, un cerebro, un espíritu, y siente que todos están cansados. Hace mucho que la persona que tiene cuerpo, pensamiento, sentimiento, voz y tantas cosas más, siente que su vida es repetición de acciones, repetición de pensamientos, y sentimientos y voz bajo control. Le cuesta pensar, le cuesta explicar, le cuesta sentir más allá de los hábitos. Pero hay algo en la niña que le ha tomado por sorpresa; un resorte le vibra de una forma distinta y activa algo dentro de su mecanismo atascado. Y de repente le sobreviene una respiración profunda, el oxígeno a borbotones se extiende con un sentimiento de amor, y las ganas de abrazar a esa criatura le llenan de la cabeza a los pies.

  • Ven. Hay cosas que a mí también me cuesta responder. Pero nunca dejes de preguntar. Es doloroso y es importante hablar sobre las guerras. Te contaré cosas que yo sé, cosas que yo pienso, cosas que yo siento, y tú también me vas a ayudar ¿vale? Pero primero ¿me das un abrazo?

"Sólo nos mueve lo que nos importa"- piensa la persona que hasta hace dos párrafos era sólo una voz y que ahora es y se siente alguien. Alguien que, por un rato, ha ganado una batalla al cansancio, a la inercia y a la indiferencia. Alguien que, en esa niña, vuelve a abrazar al mundo.


                 Marú Hernandéz

ARANTZA MIÑO S.

Me aburro de la rutina
Me aburro de las sorpresas
Me aburro de tu amor
Y de tu desamor.
Me aburre la vida y la muerte,
Me aburren los misterios y certezas
Me aburren mis dedos
Y verme en el espejo.
Me aburre mi vida
Y más la tuya.
Me aburre necesitarte
Si. Te hablo a ti.
Aún no sé que eres
O si eres alguien.
Pero cada día estás presente
O si prefieres
Eres omnipresente
Eres mi razón. Mi motivo.
Quién cambiará todo
O quizás
Sólo quizás
Eres estas palabras
Y con ellas, mi subconsciente.
Quién me hace creer que ya estás aquí.
Que algo ya cambió
Eres mi sentido.
Si estás aquí, eres mis palabras
Y si eres mis palabras,
Eres mi subconsciente
Si es así,
No eres un sentido
No eres un qué
Ni un quién
Ni mis razones ni motivos
Y siempre me ha aburrido el sin sentido.

Fotografía: J. Aranda

JAIME HALES


¿Has visto algo más difícil que explicar la indiferencia? Porque solo al hablar de ella, al pensar en ella, al escribir sobre ella, ya la indiferencia que pudiste haber sentido comienza a desaparecer.

Ya sé que me dirás que no es así: la indiferencia es lo que me dices que hago cuando escucho tus quejas y reclamos y mantengo silencio. Es que no entiendes: asumo los reclamos completamente, pero mi vinculación contigo y mi disposición a aceptar, choca con mi soberbia, mi orgullo, mi vanidad. Si hablo y digo "si, mi amor", estoy renunciando a esos defectos míos que me han blindado en una existencia dura, ayudándome a llegar a la cima más alta que me es posible.

No es indiferencia, mujer, no. Es solo silencio. No confundas el silencio con la indiferencia. El silencio puede ser respeto, la indiferencia es desprecio, desvalorización, desajuste emocional.

Me miras llena de dudas. ¿Sabes qué es la indiferencia? Irás a internet o al diccionario, leerás la definición, repetirás palabras de funcionario de la Academia, pero olvidas la única definición válida, esa que no conoces, porque nunca la has sentido en carne propia: la que brota de la vida misma y veo en tus ojos.

Santos Discépolo nos habla de la indiferencia como casi nadie y Gardel la sitúa en nuestra memoria: "Cuando rajés los tamangos / Buscando ese mango que te haga morfar... / La indiferencia del mundo / Que es sordo y es mudo / Recién sentirás."

Me miras evocando la música del tango, sin entender lo dramático que resulta para mí percibir tu mirada vacía, situada en el infinito, más allá de la oscuridad de la noche y de los silencios. Dices que me miras, pero no es así, porque has decidido renunciar a todo y no lo sabes, porque no puedes percibir mi amor, no oyes mis silencios ni entiendes mis palabras.

Tal vez la indiferencia es algo como la locura que se va apoderando de mí en la medida que avanzo en este diálogo, esa barrera de la realidad y la ficción, sin saber qué es cada cosa.

¡No te vayas! Te estoy hablando, no puedes irte así no más, como si nada pasara, como si yo no existiera ni hablara.

"Indiferencia" decías…

Y he quedado solo, la puerta abierta movida por el viento.

En la radio canta Lucho Barrios: "Odio quiero más que indiferencia, porque solo se odia lo querido".

Pero ¿ni odio merezco?

MARÚ HERNANDEZ: FOTOGRAFÍA

ARANTZA MIÑO S. 

Una crítica de "The Shawshank Redemption"

Por Arantza Miño S.

Año: 1994

Duración: 142 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Frank Darabont

Guion: Frank Darabont

Música: Thomas Newman

Reparto: Tim Robbins, Morgan Freeman, Bob Gunton.

Género: Drama | Drama carcelario. Amistad. Años 40. Años 50. Película de culto

Sinopsis: Acusado del asesinato de su mujer, Andrew Dufresne (Tim Robbins), tras ser condenado a cadena perpetua, es enviado a la cárcel de Shawshank. Con el paso de los años conseguirá ganarse la confianza del director del centro y el respeto de sus compañeros de prisión, especialmente de Red (Morgan Freeman), el jefe de la mafia de los sobornos. (FILMAFFINITY)

"Cadena Perpetua" - Un Viaje Marcado por el Desinterés.

Dirigida por Frank Darabont, es una obra cinematográfica que se adentra en el intrincado mundo de la prisión, explorando la amistad, la redención y la esperanza. o solo destaca por su narrativa cautivadora, sino también por la excelencia técnica que permea cada fotograma. Desde la dirección hasta la cinematografía y la banda sonora, la película se erige como un ejemplo de cómo la destreza técnica puede elevar una historia a nuevas alturas.

La película se desenvuelve en una narrativa lenta y meticulosa, donde la atención a los detalles y la construcción de personajes son notables. Andy Dufresne, interpretado magistralmente por Tim Robbins, es un personaje complejo que experimenta un profundo viaje emocional a lo largo de la trama.

La cinematografía de Roger Deakins es sencillamente impresionante. Cautiva al espectador al sumergirlo en la atmósfera opresiva de la prisión de Shawshank. La elección de planos, la iluminación meticulosa y la composición visual reflejan la maestría de Deakins en su oficio. Cada escena está cuidadosamente enmarcada, capturando tanto la desolación como la esperanza que impregnan la narrativa.

La dirección de Darabont es igualmente digna de elogio. Su habilidad para guiar a los actores y extraer interpretaciones emocionalmente potentes es evidente en cada escena. La profundidad de los personajes se revela a través de un ritmo narrativo bien calculado, permitiendo que la trama se desarrolle de manera coherente y envolvente. La película logra mantener un equilibrio entre los momentos de silencio reflexivo y los momentos de intensa emoción, gracias a la mano firme del director.

La obra maestra de Frank Darabont, "Cadena Perpetua", no solo destaca por su narrativa cautivadora, sino también por la excelencia técnica que permea cada fotograma. Desde la dirección hasta la cinematografía y la banda sonora, la película se erige como un ejemplo de cómo la destreza técnica puede elevar una historia a nuevas alturas.

La cinematografía de Roger Deakins es sencillamente impresionante. Cautiva al espectador al sumergirlo en la atmósfera opresiva de la prisión de Shawshank. La elección de planos, la iluminación meticulosa y la composición visual reflejan la maestría de Deakins en su oficio. Cada escena está cuidadosamente enmarcada, capturando tanto la desolación como la esperanza que impregnan la narrativa.

La dirección de Darabont es igualmente digna de elogio. Su habilidad para guiar a los actores y extraer interpretaciones emocionalmente potentes es evidente en cada escena. La profundidad de los personajes se revela a través de un ritmo narrativo bien calculado, permitiendo que la trama se desarrolle de manera coherente y envolvente. La película logra mantener un equilibrio entre los momentos de silencio reflexivo y los momentos de intensa emoción, gracias a la mano firme del director.

La banda sonora de Thomas Newman complementa la narrativa visual con una partitura que evoca una amplia gama de emociones. Desde la melancolía hasta la esperanza, la música se convierte en un componente esencial que eleva la experiencia del espectador. La elección de tonos y melodías contribuye a la creación de una atmósfera inmersiva que potencia la conexión emocional con los personajes.

En cuanto al diseño de producción y la dirección artística, el film logra recrear de manera auténtica el ambiente de una prisión de la década de 1940. Los detalles en los escenarios y la ambientación transportan al espectador a la época, contribuyendo a la credibilidad del mundo en el que se desarrolla la historia.

Sin embargo también cabe destacar sobre la película su ritmo pausado y la falta de un impulso narrativo más evidente. Esto lo podemos notar durante los 142 minutos que dura el film.

En resumen, The Shawshank Redemption es una película que busca explorar temas profundos, pero su ritmo pausado y la falta de un impulso narrativo más evidente pueden dejar a algunos espectadores desconectados. Aunque ofrece momentos poderosos, la película no logra mantener la atención de principio a fin, lo que limita su impacto general.

Como siempre les dejo algunas preguntas.

¿Qué ocurre con Andy? ¿Asesinó él a su mujer?

¿Cómo consigue Andy ganarse la confianza del alcaide?

¿Puedes cual es la crítica final de la película?

JORGE PIZARRO MORAGA: 

El 4 y el 11

El 4 de septiembre de 1970 Chile se conmocionó. Por un estrecho margen Salvador Allende le ganaba la elección al favorito, el ex Presidente Jorge Alessandri. El triunfo del candidato de la Unidad Popular fue una sorpresa para todos menos para el embajador de Estados Unidos, Edward Korry, que dos días antes había recibido una encuesta interna de la embajada que predijo los resultados de forma profética; Allende 36.6%, Alessandri 35.3%, Tomic 28.08%.

Como preámbulo de lo que vendría Santiago se dividió en dos al momento de confirmarse el triunfo del candidato de las izquierdas; en las comunas populares se celebro con la esperanza de quién siente que su futuro ha cambiado definitivamente para bien, en las zonas acomodadas un silencio y oscuridad eran síntomas de la tristeza, preocupación y amargura de quienes vieron ese día cómo el que iniciaba el camino hacía una dictadura comunista. No había puntos comunes entre las dos visiones, sensibilidades e ideologías que se habían enfrentado ese día, como pocas veces los ganadores creían que la hora de rehacer Chile había llegado y los perdedores que temían que todo lo que les pertenecía, lo material y lo inmaterial, la propiedad y la costumbre, la tradición y los privilegios, eran amenazados de muerte.

La Constitución de 1925 establecía que en caso de que ninguno de los candidatos a la Presidencia alcanzase la mayoría absoluta de los votos sería el congreso pleno el que elegiría entre las dos primeras mayorías relativas, esta situación se había dado, salvo en 1964, en todas la elecciones y en todas quien tuvo la mayor cantidad de votos fue confirmado como el próximo Jefe de Estado por lo que la ratificación del triunfo de Allende tenía todos los precedentes de la historia, pero estos no bastaban en 1970. La Democracia Cristiana pidió un "estatuto de garantías" a la UP para apoyar a Allende, este estatuto reafirmaba todos lo derechos básicos a excepción del de propiedad que quedaba en cuestión en muchas coyunturas; es que tanto la DC como la izquierda chilena estaban por las expropiaciones para avanzar en las reformas que ellos veían necesarias.

El primer conflicto grave del gobierno de la Unidad Popular fue la votación del Congreso Pleno del 24 de octubre. Entre el 4 de septiembre y esa fecha se hicieron todo tipo de maniobras y conjuras para evitar que el Congreso eligiera a Allende; La derecha ofreció a la Democracia Cristiana que si votaban por Alessandri este renunciaría en el acto y así se podría repetir las votaciones, caso en dónde el Presidente a la fecha, el DC Eduardo Frei, podría presentarse. La extrema derecha intento secuestrar al Comandante en Jefe del Ejército, Rene Schneider, para provocar un alzamiento militar, el resultado de este atentado fue la muerte de Schneider y el fortalecimiento de la postulación de Allende y Estados Unidos quiso impedir que el socialista fuese electo mediante dos operaciones: Trak 1, una serie de sobornos a los parlamentarios para comprar sus votos, y Trak 2, organizar un golpe de estado militar. Todas estas intentonas fracasaron, pero esto no sería obstáculo para que los facciosos renunciaran en su objetivo de impedir que el programa de la Unidad Popular (coalición de Allende) se hiciera ordenamiento jurídico; El golpe de Estado de 1973 comenzó a organizarse el mismo día que Allende se cruzó la Banda Presidencial.

Salvador Allende asumió el cargo de Presidente de la República el 3 de noviembre de 1970, su programa de gobierno consistía, a groso modo, en la construcción del socialismo mediante la vía democrática y para eso creía que Chile tenía una institucionalidad que permitía realizar este propósito sin romper la legalidad; El jurista Eduardo Novoa "descubrió" un Decreto Ley vigente desde 1932 que permitía al gobierno intervenir las industrias estratégicas si estas presentaban una producción deficiente o estuvieran al borde de la banca rota. Basado en este DL la Unidad Popular tenía un cronograma de nacionalización de la Banca y de las 40 industrias más importantes del país. Entre las propuestas de la UP estaba, también, la nacionalización de la gran Minería del Cobre, pero para esto no se utilizaría otra legislación.

Allende obtuvo el 36,6% de los votos y la UP controlaba un tercio del poder legislativo, estos porcentajes no eran suficiente para abordar todas las reformas que pretendía el gobierno por lo que la ampliación de la base de apoyo era la urgencia del Presidente y de la UP, para esto el primer año era el más determinante. Con el propósito de aumentar el poder adquisitivo de los que menos tenían se incrementó la emisión monetaria, a raíz de esto el alza del consumo en 1971 fue espectacular tanto que el crecimiento del PIB ese año fue del 9%. En un principio esta política consiguió sus objetivos, en las elecciones municipales de 1971 la UP alcanzó el 51% de los votos; el gobierno era mayoría por lo que los cambios revolucionarios del programa de la UP tenían el apoyo social necesario y el primero de estos cambios se concretó el 15 de julio de 1971 cuando se promulgó, con la aprobación unánime del congreso pleno, la Nacionalización, vía expropiación, de la Gran Minería del Cobre; el primer año del gobierno de Allende fue extraordinario, pero eso no duraría.

En 1972 se pretendía expropiar las 40 mayores industrias del país, para esto se utilizaría el DL descubierto por Eduardo Novoa y para poder apelar de mal funcionamiento de las empresas los partidos de gobierno organizaban huelgas que paralizaban las actividades y en virtud de esto se nombraba un interventor que en última instancia haría que la empresa pasara al "Área Social de la Economía". Esta política de expropiaciones no tan sólo provocó la oposición furibunda de la derecha y del gran empresariado, sino que además radicalizó a los más exaltados de la izquierda que querían estatizar toda la economía; Allende se convirtió para la derecha en el asesino de la industria y de las libertades y para la izquierda extrema en un burgués reformista que no quería la revolución.

La expansión monetaria de 1971 empezó a mostrar su lado malo a inicio de 1972, la inflación empezó a crecer como espuma y este problema sólo empeoró, cada mes la canasta básica era más cara y el incremento era mayor en cada medición. La producción no podía satisfacer la demanda y esto empezó a generar escasez de productos básicos pero este no era el único motivo de dicha escasez. El acaparamiento de los sectores medios, que comenzaron a radicalizarse en la oposición, y el boicot del gran empresariado, que siempre quiso terminar anticipadamente con el gobierno, potenció la ausencia de mercadería en los puntos de distribución. El "no hay pan", "no hay aceite" o "no hay jabón" eran las consignas de la derecha; la economía se transformó en un campo de batalla, el gobierno pretendía aumentar la capacidad de consumo de los sectores pobres para aumentar su base de apoyo y la derecha quería sabotear la demanda mediante una ausencia planificada de los productos básicos para hacer popular la idea de terminar anticipadamente con la administración de la Unidad Popular.

La extrema derecha desde el mismo día de la elección de Allende optó por la vía insurreccional para terminar con el gobierno de la UP, con este objetivo se creo el grupo nacionalista "Patria y Libertad" con el fin de enfrentar a la UP de forma violenta y realizar atentados para desestabilizar a la administración de Allende. Para defender al gobierno el PS creo las brigadas Elmo Catalán. Los enfrentamientos en las calles se hicieron horrendamente rutinarios, verdaderas batallas campales ocurrían casi todos los días en las calles de Santiago; la radicalización había encontrado su rito en las piedras y los palos que, para empeorar las cosas, eran fácil de hallar debido a la construcción del Metro justo frente a la Moneda.

Desde el sector izquierdista del Partido Socialista y del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionario, que se declaró desde el principio oposición a Allende) se buscaba radicalizar la nacionalización de la economía, ellos pedían incrementar las huelgas a todo tipo de empresas para pasarlas al "Área Social de la Economía", Allende no estaba dispuesto a esto, a medida que el gobierno transcurría el principal partido de la UP, el Partido Socialista, empezó a transitar hacia una oposición interna en el gobierno, su lema era "Avanzar sin tranzar", sólo el Partido Comunista se mantenía firme en el apoyo a Allende (Consolidar lo avanzado era su consigna). El Presidente con cada medida perdía apoyo en su propio grupo político, el estaba en un dilema que no pudo nunca enfrentar; quebrar su alianza enfrentando al PS o incorporar las demandas de este a su programa, en vez de tomar una decisión opto por una salida que no enfrentaba el fondo del problema ;incorporó a los militares a su gabinete, ellos eran vistos como árbitros imparciales que no hacían deliberación política. Fue en este punto cuando los militares se incorporaron abiertamente en política.

Las elecciones parlamentarias de marzo de 1973 fueron vista como la instancia para sancionar de forma definitiva el transito histórico en que se encontraba el país. La derecha y la Democracia Cristiana formaron la CODE, un pacto electoral que buscaba alcanzar los dos tercios de los votos que les permitiría acusar a Allende de inconstitucionalidad y mediante una votación en el Congreso pleno sacarlo del poder, la idea no parecía tan descabellada considerando que Allende en 1970 obtuvo un 36,6% de los votos, sería necesario que su popularidad hubiese caído en 4 puntos para lograr este objetivo. La Unidad Popular, por su parte, quería alcanzar la mayoría absoluta que le daría el apoyo en las Cámaras para llevar a cavo su programa y ordenar su coalición de gobierno. El resultado de las parlamentarias de 1973 no resolvió nada; el 56% de la CODE la dejaba a 11 puntos de su objetivo y el 44% de la UP no era suficiente para controlar las Cámaras. A partir de este resultado la salida de fuerza se convirtió como la única posible para quienes querían terminar con Allende y la Unidad Popular.

La conjura contra Allende tuvo su cuna en la Armada de Chile. Esta rama siempre fue la más conservadora de todas y su anticomunismo se vio potenciado por la influencia estadounidense y su escuela para las Américas. En los casinos de oficiales de Valparaíso y Santiago se juntaban, primero, el almirantazgo y el gran empresariado, luego se sumó la Fuerza Aérea y finalmente el Ejercito, para complotar contra el gobierno y organizar el golpe a partir de marzo de 1973, pero los planes de alzamiento militar tenían un gran escollo. Los comandantes en Jefe de las ramas de las Fuerzas Armadas eran leales a Allende por lo que antes de cualquier aventura armada tenían que despejar de las filas a los uniformados constitucionalistas. Una lenta y sutil, al principio, actitud de desacato comenzó a ocurrir en todas las instituciones de las FFAA, acciones que buscaban deslegitimar la autoridad, esto práctica tuvo éxito en la Fuerza Aérea y en el Ejercito, en estas instituciones fue el propio Allende quién nombró a los que lo derrocarían, en la Armada y en Carabineros el asunto fue más descarado, simplemente los subordinados dejaron de obedecer a sus jefes y ocuparon sus puestos. A mediados de 1973 civiles se incorporaron a las reuniones conspirativas; Grandes empresarios e intelectuales de derecha, todos miembros de Opus Dei, dieron su bendición a los militares para su golpe; "contaran con todo nuestro apoyo y recursos el día del golpe".

Allende se encontraba cada vez más solo, el Partido Socialista ya era en la práctica un grupo opositor que no le perdonaba al presidente no haber radicalizado su política de expropiación de empresas, muchos en el PS coqueteaban con la lucha armada pues veían inminente el golpe de Estado pero a pesar de esto Allende se mantuvo firme en su propósito de no enfrentar a chileno contra chileno, para evitar esto iba a llamar a un plebiscito para que el Pueblo se pronuncie si debía seguir en el cargo, pero esto jamás ocurrió, el 11 de septiembre de 1973, día en que se haría el anuncio, se produjo el golpe de estado que termino con su gobierno y su vida.

Hay muchas cosas que no traté en este columna, son muchos los hechos que llevaron a la tragedia que no mencioné; la continuación radicalizada de la Reforma Agraria, la visita de Fidel Castro, la Escuela Nacional Unificada, el paro camionero de Octubre de 1972 o el tanquetazo del 29 junio de 1973, pero hay un agente que cruza todos los hechos, todas las acciones, conspirativas contra el gobierno de Allende; Estados Unidos.

Nixon veía en el gobierno de Allende una amenaza mayor si este tenía éxito, la experiencia chilena era vista con interés y simpatía en todo el mundo, particularmente en Europa. En Italia la posibilidad de seguir ejemplo chileno, en caso que este fuese exitoso, eran muy altas y si esto sucedía Francia podía tomar el mismo camino, esto era un escenario de terror para Estados Unidos. "Hacer chillar la economía chilena" fueron las palabras textuales de Richard Nixon al saber del triunfo de la Unidas Popular y esta sería sólo una de las estrategias derrocar al gobierno de la UP. Grupos armados fueron financiados y otros creados la CIA, campañas de desinformación se coordinaron en Washington, paros patronales fueron financiados por dólares venidos del norte del Río Grande, el dinero para los atentados venía de la embajada yanki, en fin, la huella del Tío Sam la podemos encontrar en prácticamente toda la lista de ataques contra Allende; creo que sin el apoyo norteamericano difícilmente hubiese habido golpe de Estado.

Allende murió sólo en el lugar en dónde los Presidentes de Chile cumplen el mandato supremo de la Nación, mientras las bombas caían sobre La Moneda hizo el gesto más digno que hombre alguno puede hacer, llevarse con su vida toda el respeto de la institución que representa; los traidores podrán llevarse su vida pero no su cargo, pues él no era tan sólo el Jefe de Gobierno o el Jefe de estado, era, como todos los Presidentes de Chile, la encarnación de la Tradición Republicana.

El 6 de septiembre de 1970 y el 11 de septiembre de 1973 en Chile se vivió la Revolución con sabor a empanada y vino tinto pero como toda revolución despertó las esperanza, los anhelos, los temores y los odios; se desmadraron las demandas y el poder institucional se debilitó, es que así son las revoluciones, suelen tragarse a sus gestores y en el rio revuelto de ese devenir histórico aparece un personaje, que se creía menor, para hacerse con violencia del poder total.



PROPUESTA DEL MES: Escuchar la canción escrita e interpretada por *Oscar Andrade que aparece casi en el inicio.

Sé el primero en leer las últimas novedades de la Revista. ¡Inscríbete!

En cuanto salga un nuevo número de arteenmarcha.es llegará a tu correo un aviso.